miércoles, noviembre 05, 2008

WE WANT YOU


Durante la segunda guerra mundial nuestro planeta se encontraba dividido. Los Aliados y el Nazismo eran los participantes de este juego global, con una humanidad que se vio envuelta en lo que sería el conflicto bélico más grande del siglo pasado. Debido a esta situación el Departamento de Estado Norteamericano, poco después de unirse a la alianza para combatir la expansión nazi en Europa y en el Pacifíco, creo uno de los slogans más recurrentes y populares dentro del proceso de reclutamiento militar: WE WANT YOU (TE QUEREMOS A TÍ). Estas tres palabras sirvieron para elevar el sentimiento patriótico de miles de jóvenes estadounidenses que se sintieron violados cuando el imperio japonés bombardeo Pearl Harbor en el estado de Hawai. Una frase que sirvió para sumar más líneas a la batalla por la paz, y que marcaron el comienzo de una potencia mundial.
Cincuenta y tres años después de acabada la guerra, los ciudadanos de Estados Unidos presentan nuevamente un discurso de cambio. Envueltos en otro problema global que involucra una crisis económica mundial, donde los más pobres están más pobres y los acaudalados están probando las miserias de la derrota. La potencia americana quiere salir del foso en que ha caído, a causa de un gobierno camorrero que durante ocho años se ha especializado en los "issues" del terrorismo y las armas de destrucción masiva. Donde una "Ley Patriota" ha violado los derechos fundamentales de los seres humanos, y donde los bancos se embucharon de créditos inmobiliarios quedando en un callejón, que los llevo a arrinconarse en un espacio sin salida.
Las elecciones presidenciales del pasado cuatro de noviembre, en una nación donde históricamente la participación electoral no sobrepasaba el 60 % de los votantes, se pudo evidenciar que los habitantes de los Estados Unidos salieron decididos a recuperar su país. Los casi 130 millones de personas que marcaron su tarjeta, encerrando su opción, demuestran esta necesidad. Los candidatos Barack Obama (Demócrata) y Jhon McCain (Republicano), dieron muestra de sus habilidades de discurso y de su poder de convocatoria, más allá de los lineamientos de sus partidos a la hora de hacer una campaña presidencial, cada palabra que decían, cada gesto que expresaban, indicaba que era la hora de un cambio radical en el "establishment" gringo. Los imperios caen, pero lo interesante es ver como renacen (si es que lo hacen).
Ganó Obama. Con su slogan: Yes We Can, conquistó las esperanzas y corazones de millones de electores estadounidenses. Estas personas que le dieron su voto al primer presidente negro (afrodescendiente como dirían los pseudo intelectuales de la revolución bolivariana) del país de las hamburguesas, de Walt Whitman y de Mickey Mouse, se montaron en el autobús demócrata una vez más, esperando que con este cambio la Casa Blanca cambie de su lado combativo a su lado conciliador. Las encuestas o "exit polls" daban una amplia ventaja a Obama sobre su contendor semanas antes de las elecciones, y es que como decía uno de los consejeros de campaña del republicano McCain: "este año, es un año difícil para cualquier republicano". Los resultados lo comprueban: 349 votos electorales para Obama versus 163 para McCain, el minímo para ganar la silla presidencial es de 270. Obama también arrasó en el voto popular, y es que al tratarse de una elección de segundo grado los gringos eligen si su estado le debe asignar los puntos electorales a cualquiera de los candidatos, de 121 millones de votos escrutados, Obama se lleva 64 millones, mientras que McCain se lleva 57 millones. Datos según CNN.COM.
Más allá de que la participación fue masiva, Obama como presidente de Estados Unidos representa una piedra fundacional de lo que debe ser la nueva sociedad estadounidense. Cuando hace escasos 40 años, los negros de ese país no tenían el derecho a votar, elegir a un presidente de padre procedente de Kenya y madre blanca nacida en el ultra conservador estado de Kansas, nos demuestra que los afiches de United Colors de Benetton, no son una utopía. El coloso del norte está cansado de que lo pinten de racista, de imperialista y de guerrillero. Muestra sus heridas, causadas por años de conflictos bélicos en varias partes del mundo, y pide a gritos que lo dejen vivir en paz. Pide que lo saquen a pasear en un mundo donde la económia sea multipolar y él no sea el único encargado de todo. Los Estados Unidos son una gran nación, pero su grandeza no es única; porque cualquier país que sepa reinventarse ante los cambios merece el título de vencedor. Venezuela tuvo esa oportunidad y la desperdició, esperamos que muy pronto logremos colocarnos nuevamente en el podio mundial.
Obama no es rapero, ni negro de ghetto. Educado en las universidades de Harvard y Columbia, supo trabajar para conseguir lo que hoy tiene, y sabe de las dificultades que conlleva salir desde un ambiente humilde para alcanzar las arcas del éxito. Tan solo queda ver hasta donde lo llevarán sus ideales, y si le hará honor a su slogan de campaña: ¡Sí podemos!. Con la mayoría en el Senado (56 asientos para los demócratas, 40 para los republicanos) y la mayoría de los asientos en la Cámara de Representantes (254 para los demócratas y 173 para los republicanos), tiene un camino mucho más transitable. Pero no debe olvidar que su ganancia se la debe a un pueblo que espera un cambio verdadero. Y como lo soñaramos los venezolanos hace diez años cuando se nos presentaba un candidato que prometia unos cambios que nunca llegaron. No vaya a pasar que después de cuatro años de mandato, el pueblo le empiece a cobrar por lo no cumplido y por un cambio que nunca llegó.
Mucha tela que cortar y muchos tópicos que discutir. He vuelto, y en estos días me dedicaré al análisis de las futuras políticas del primer negro en la casa blanca. Una visión enmarcada en mi humilde opinión.
Jefferson.

2 comentarios:

Extranjera dijo...

Hola Jefferson, que fino que llegaste a mi blog pq asi llegue yo al tuyo. Muy completo tu analisis de las elecciones y tienes razon en todo. Cuando lo leo asi, en tercera persona como si yo no estuviese aqui, me da un poco me diedo. Cuanto tiempo nos llevara salir del foso? Saludos,

Níyume dijo...

Jeff, tremendo análisis de las elecciones y sus protagonistas.

Gracias por la bienvenida ! Nos veremos más seguido por aquí hasta que finalmente nos encontremos .

Abrazo Mercuriano